GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Fuego, agua y viento el Espíritu santo

Resultado de imagen para Fuego, agua y viento el Espíritu santo

El agua apaga el fuego, pero el viento lo aviva.
¿Por qué al Espíritu Santo se lo asocia con el fuego, el agua y el viento al mismo tiempo?

El Espíritu Santo es fuego espiritual, porque, cuando se lo permitimos, él quema nuestros males y los reduce a cenizas.
Destruye el pecado, el egoísmo, la vanidad, la tristeza.
Pero luego viene como viento, arrastrando esas basuras y cenizas que quedan todavía en el alma.

Y finalmente se derrama como lluvia, que termina de limpiar toda impureza.
 A veces es agua que cae suavemente; otras veces es un torrente lleno de ímpetu y furor, que arrasa lo malo con toda su potencia de santidad.

Nosotros a veces le exigimos al Espíritu Santo que venga a nuestra vida de determinada manera. Quisiéramos que cayera siempre como lluvia mansa, o preferiríamos siempre el calor del fuego, o desearíamos una brisa suave.

Pero él viene siempre de distinto modo, viene como a él le parece.
En realidad, viene como más lo necesitamos, aunque a veces no podamos comprenderlo, aunque nos resulte incómodo.

Pero es mejor dejarlo actuar como él quiera, ya que él sabe mejor que nadie lo que realmente nos hace falta para seguir creciendo.

El Espíritu Santo es una eterna novedad

Resultado de imagen para El Espíritu Santo es una eterna novedad

Cuando no le encontramos variedad y novedades a la vida,
el problema no es la vida, sino nuestra incapacidad de descubrir las cosas.

La vida es inagotable, el mundo está lleno de una riqueza inabarcable,
Existen millones de cosas que podrían captar nuestro interés.

El problema es que a veces estamos clausurados en unas pocas cosas,
 y cuando nos aburrimos de ellas,
somos incapaces de ampliar nuestra mente para valorar otras cosas.

De hecho, a veces los cristianos nos aburrimos de Jesús o del Evangelio,
porque creemos que ya conocemos todo, que nada nos puede sorprender.

Pero a Jesús jamás podremos terminar de conocerlo,
nunca podremos decir que él ya no tiene nada para ofrecernos.

Y nadie puede ser tan vanidoso c
omo para pensar que el Evangelio ya no puede enseñarle nada.
Porque la Palabra de Dios es viva,
y siempre puede producir nuevos frutos.

Por eso, si nos hemos vuelto incapaces de reconocer las infinitas novedades de la vida,
mejor acerquémonos humildemente al Espíritu Santo
y pidámosle que cure nuestra ceguera,
que nos devuelva la capacidad de sorprendernos.

El Espíritu Santo no se lleva bien con el pesimismo

Resultado de imagen para El Espíritu Santo no se lleva bien con el pesimismo

El Espíritu Santo no se lleva bien con el pesimismo. Porque a él sólo le interesa lo que pueda ayudarnos a salir adelante, no lo que nos clausure, nos detenga, nos paralice.
Las personas movidas por el Espíritu Santo no se dejan vencer ni amedrentar por los fracasos.

Tampoco bajan los brazos cuando escuchan opiniones melancólicas, negativas y pesimistas. Siguen adelante buscando nuevos caminos. Pero no son tercos que cuando fracasan, quieren a toda costa seguir intentando de la misma manera, sin cambiar nada.

Las personas verdaderamente tocadas por la luz del Espíritu Santo, cuando tienen un obstáculo, se ponen a buscar nuevas maneras de superarlo, consultan, investigan, aceptan los cambios que haya que hacer, intentan aprender lo que no saben.

De esa manera se desarrollaron algunos genios. Por ejemplo, a Einstein lo consideraban un loco soñador, que inventaba ideas fantasiosas; pero finalmente, con astucia y creatividad, logró hacer ver que su teoría era seria. A Edison, su maestro lo consideraba corto de mente.

La primera vez que Elvis Presley se presentó a probar su voz, los especialistas en canto le dijeron que se dedicara a ser camionero.

La excelente actriz argentina, Norma Aleandro, fue despreciada por la que ella admiraba como gran artista.

Sin embargo, ellos sabían que tenían algo para ofrecer, y aceptaron cambiar muchas cosas y modificar sus proyectos, para ir creciendo poco a poco, para aprender a llegar a los demás, y de esa manera le regalaron al mundo algo que vale la pena.

Dejemos que el Espíritu Santo nos enseñe a salir adelante, sin desgastarnos inútilmente en el pesimismo y en los lamentos.

Por un momento pidamos al Espíritu Santo que nos impulse a la alabanza, y oremos con estos preciosos Salmos:

“Mi corazón está a punto, Dios mío. Voy a cantar y a tocar... Te alabaré entre los pueblos Señor, te cantaré entre la gente, porque tu amor es grande hasta los cielos” (Salmo 108,2.4-5).

“Te ensalzaré Dios mío, mi rey, bendeciré tu nombre por siempre jamás. Todos los días te bendeciré, y alabaré tu nombre por siempre. Grande es el Señor y muy digno de alabanza, su grandeza no tiene medida" (Salmo 145,1-3).

“Cantaré al Señor toda mi vida. Mientras yo exista celebraré a mi Dios. Que mi canto le sea agradable. ¡Y yo me alegraré en el Señor!” (Salmo 104,33-34).

“Bendice al Señor, alma mía, y nunca olvides sus beneficios” (Salmo 103,2).

El Espíritu Santo nos ayuda a ser lo mejor que podemos ser

Imagen relacionada

Es cierto que el Espíritu Santo quiere hacer grandes cosas en nuestras vidas.
Pero lo que cuenta no es la notoriedad, la fama o los éxitos llamativos.
Cosas grandes significa que hagamos lo que Dios espera de nuestras vidas, aunque nadie descubra el valor que tienen esas cosas.

 Lo importante es que cada uno sea lo que debe ser, que ocupe el lugar que debe ocupar en el universo.
 Eso es grande.

Veamos cómo lo decía Martin Luther King:

“Si no puedes ser un pino sobre un monte,
 sé una hierba,
pero sé la mejor hierba pequeña a la orilla del arroyo.

Si no puedes ser un árbol,
sé un arbusto.

Si no puedes ser una autopista,
sé un sendero.

Si no puedes ser el sol,
sé una estrella.

Sé siempre lo mejor de eso que eres.

Trata de descubrir el proyecto que estás llamado a realizar
y dedícate con pasión a cumplirlo en la vida.”

El Espíritu Santo puede ayudarnos a descubrir eso que debemos ser, y puede darnos la fuerza y la creatividad para que lo logremos de la mejor manera posible.

Ven, Espíritu Santo


Ven Espíritu Santo
y ayúdame a poner en tu presencia todo lo que me preocupa,
todo lo que me inquieta, todo lo que perturba mi paz.
Tú sabes cuáles son mis preocupaciones más profundas, pero hoy quiero contártelas,
 porque es mejor compartirlas contigo que pretender enfrentarlas con mis pocas fuerzas humanas.

Escúchame Señor, porque clamo a ti con toda mi alma,
a ti levanto mis brazos y te ruego que me auxilies.

Quiero decirte todo lo que a veces me preocupa:
mi salud, mi trabajo, mis seres queridos, mis necesidades
y todo lo que me perturba y me inquieta.
Toma todo eso, y ocúpate también tú conmigo.

Ven Espíritu Santo,
porque así no me sentiré solo con el peso de la vida
y podré caminar y avanzar con ganas.

Ven para que pueda experimentar tu dulzura, tu gozo, tu fuerza.
Dame la gracia de ver que, aunque todo pasa,
 lo que nunca se acaba es tu amor
y con ese amor puedo enfrentarlo todo.

Amén.














El Espíritu Santo actúa con total libertad

Resultado de imagen para El Espíritu Santo actúa con total libertad

El Evangelio de Juan nos dice algo muy interesante sobre el Espíritu Santo: "El viento sopla donde quiere. Tú oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Lo mismo sucede con todo el que ha nacido del Espíritu" (Juan 3,8).

Cuando dejamos actuar al Espíritu Santo, experimentamos algo en nuestra vida, pero no lo podemos explicar ni lo podemos controlar. No es posible prever todo lo que él puede hacer en nosotros, ni podemos calcularlo o contabilizarlo. Escapa a todos nuestros registros, siempre nos sorprende.

Porque él puede actuar en medio de una alegría o de una tristeza; puede regalarnos una gran emoción, pero también puede hacer una obra preciosa en medio de nuestra aridez; puede llevarnos a lugares que nunca imaginábamos, pero también puede hacer maravillas en medio de la rutina y la normalidad.

El actúa con total libertad, y nosotros no podemos ponerle condiciones ni exigirle que lo haga de una manera o de otra.  Permitámosle que haga lo que El quiera, porque seguramente eso será lo mejor para nosotros.

El Espíritu Santo es luz

Resultado de imagen para El Espíritu Santo es luz


Eso significa muchas cosas:

La luz del sol hace posible la vida. Si el sol se apagara, la vida desaparecería en esta tierra. Por eso, la luz también simboliza la vida, y el Espíritu Santo es una fuente permanente de vida. Habitando en lo más íntimo de cada cosa, la hace existir con su poder. Pero de un modo especial, el Espíritu Santo es vida para nuestra intimidad, porque él es amor, y sin el amor no hay vida que valga la pena.

La luz también es necesaria para caminar, para ver el camino, para saber a dónde vamos. Si alguna vez hemos hecho la experiencia de caminar a oscuras, perdidos y desorientados, sabemos lo que significa la luz. Y cuando aparece una pequeña claridad que nos orienta, la amamos y la agradecemos. El Espíritu Santo es luz. Él nos hace descubrir por dónde tenemos que caminar y hacia dónde tenemos que ir. Cuando lo invocamos con sinceridad, él nos ilumina para tomar las decisiones correctas.

La luz también nos permite ver las cosas, descubrir sus colores, su belleza. Cuando dejamos que el Espíritu Santo ilumine cada cosa, podemos ver su hermosura y disfrutarlas mucho más.

Demos gracias al Espíritu Santo porque él derrama su luz en nuestra vida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified